domingo, 2 de mayo de 2021

COVID -19

 





 Je suis debout au bord de la plage.
Un voilier passe dans la brise du matin,
et part vers l'océan.
Il est la beauté, il est la vie.
Je le regarde jusqu'à ce qu'il disparaisse à l'horizon.
Quelqu'un à mon côté dit : « il est parti !»
Parti vers où ?
Parti de mon regard, c'est tout !
Son mât est toujours aussi haut,
sa coque a toujours la force de porter
sa charge humaine.
Sa disparition totale de ma vue est en moi,
pas en lui.
Et juste au moment où quelqu'un prés de moi
dit : «il est parti !»
il en est d'autres qui le voyant poindre à l'horizon
et venir vers eux s'exclament avec joie :
«Le voilà !»

C'est ça la mort !
Il n'y a pas de morts.
Il y a des vivants sur les deux rives.
--- William Blake


Al final del camí em diran: ‘Has viscut? Has estimat?’ I jo sense dir res, obriré el cor ple de noms
--- Pere Casaldáliga



Hola Antònia,

Fes-me lloc. Recordes? És el que t’he dit sempre quan has anat a dormir abans que jo. 60 anys llargs que, en realitat han passat com un sospir quan miro enrere. Ja no hi creu ningú en un matrimoni llarg que vol superar junt tots els problemes  que poden esdevenir en el curs de la vida. Una vida que hem imaginat junts, que hem desenvolupat junts, en la que hem criat els nostres fills el millor que hem pogut. No existia internet quan els vàrem tenir i no donaven manuals per ser bons pares. Teníem prou amb l’amor i les ganes, l’après i el que volíem per ells. Temps durs alguns, però sempre amb il·lusió i força.

Mai hem volgut ser una càrrega per ells i ràpidament vam decidir anar a la residència del nostre poble quan ja l’edat ens va deixar marcats pels molts esforços fets i la manca de temps pel descans. Que ells facin la seva vida, no volem que estiguin pendents de nosaltres i a casa seva serem una molèstia! Ho dèiem i ho sentíem així. Ho hem complert. Una vegada més d’acord i sempre junts. Junts fins a la mort ens van dir al casament. L’únic compromís que no hem pogut complir en tota la vida.

Un dia et vas posar malalta, tos, febre, cansament, mal de cap i dificultats per respirar. Una pneumònia estranya va dir el metge i et va medicar a l’inici, però aviat es va veure que no servia de res i et va enviar a l’hospital. Un petó  i un “ens veiem  després” com cada nit hem fet abans de dormir i cada mati abans d’anar a treballar.  Sols que ... aquesta vegada, aquesta vegada no ha estat com sempre. Quan vam arribar amb els fills a l’hospital no ens van deixar veure’t. Primer eres en observació, després a la UCI i no es podia veure al malalt “ordres del metge”.  20 dies de “ordres del metge”, 22 dies d’explicacions confuses, es parlava d’un virus vingut de la Xina... Si tu i jo mai hem anat més enllà de França i no ‘t’agraden el restaurants xinesos, com podies tenir un virus xinès? 23 dies de nervis i soledat. De patiment pel desconegut, per no saber més del que es deia al carrer i de veure com cada vegada la UCI tenia més gent.

Als 24 dies ens van dir que havies mort. Que ho sentien molt. Que no era convenient fer un enterrament amb gent, que no tenien lloc a la UCI, que no ens podíem acomiadar de tu ni veure’t perquè la malaltia era molt contagiosa. Van ser moments durs, molt durs, els més durs de la meva vida. Així creia jo en aquells moments. Anava errat, molt. Només ho he sabut ara. Ha passat un any. Un any llarg sense tu. Fes-me lloc, Antònia.

O, potser he de dir Antònia “pacient 583, covid-19, dona, 84 anys” com posa el teu expedient de l’hospital, qu’ara he vist després de reclamar que ens tornessin el que vas portar a l’hospital i es va extraviar, quan el vas deixar per la porta petita i amagada de la morgue, del dipòsit de cadàvers. Algú es va equivocar i va deixar l’informe mèdic amb la bossa que no van cremar amb les teves pertinences i que quasi miraculosament ha aparegut després de tant temps de haver-ho reclamat. Ningú no ho esperava ja.

Estimada meva, vas néixer amb un nom i vas morir amb un numero. Vas entrar a l’hospital sent una persona i vas sortir sent només un cos amb una etiqueta numerada. Vas entrar com ésser humà i vas sortir d’amagat com a estadística: pacient 583, covid-19, dona, 84 anys.

Hem plorat molt aquest any, hem pensat molt en tu i en el respirador que et van posar per ajudar-te a viure... els tres dies que te’l van deixar tenir. Ara sabem que vas morir per ser gran, no per que no et poguessis curar. Algú va decidir que la teva vida no valia tant com un altre. Algú va decidir sense saber res de tu, ni de mi, ni del fills, ni de si la teva manca ens trencaria, que no tenies dret a la vida. 84 anys. Algú va decidir que un altre pacient 20 anys mes jove tenia més dret a la vida que tu. Sense preguntar-se res, sense saber si el rescatat a la vida superaria la mateixa malaltia amb el teu respirador o no. No va ser el cas. Però no et van tornar el respirador, ja estaves catalogada com a vella, cas perdut. Pal·liatius, una mica de morfina i a esperar que el llit quedés buit.

Quina societat és aquesta que no cuida als grans i no dóna l’oportunitat a la família d’acollir al malalt i ni tant sols acomiadar-se? On queda allò de “no ets Déu per decidir sobre la vida dels demés”, allò de “una vida val tant com la d’un altre”, allò de “tots tenim dret  a una mort digne”, allò de poder donar la mà al moribund o donar-li suport encara que sigui a través d’un vidre?

Et van convertir en un número, en una peça d’estadística, en un moble vell que és pot llençar. He volgut creure durant tot aquest temps que havies mort en pau. Ara sé que no vas marxar tu, que et van donar una empenta per haver comès un delicte imperdonable: tenir 84 anys.

No vull ser part d’una societat deshumanitzada, no és la societat que volíem quan educàvem als nostres fills. Les màquines no tenen sentiments, les persones si.

Un any massa llarg. Fes-me lloc, vinc a donar-te de nou el teu nom i treure’t l’etiqueta de "pacient 583, covid-19, dona, 84 anys."

Fes-me lloc Antònia, ja vinc.


viernes, 30 de abril de 2021

Personas humanas y personas no humanas

 


Cuanto más hablo con los hombres, más admiro a mi perro.
--- Blaise Pascal

Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres.
--- Tristán Bernard

Todos los animales son prisioneros de su realidad, menos el hombre que la trasciende soñando.
--- Ibrahim S. Lerak, (Cuaderno de notas)


    La reunión de los narizones se había pospuesto a causa de la pandemia durante largos meses, ya que las reuniones virtuales no satisfacían a los integrantes del club, pues se perdía el calor humano. Una vez relajada la mano de la ley y con todas las protecciones correspondientes se propuso como tema de reflexión ¿En qué consiste ser humano? Si los asistentes pensaban encontrar una ponencia llena de moral, deontología y hospitales, se equivocaron. El orador supo darle la vuelta un tema sensible y aún así marcar la diferencia entre humanos y no humanos.

    Esta fue su reflexión:

    Cada vez más se oye eso de “personas humanas” como si de pronto nos hubiéramos dado cuenta de que persona no es solo un individuo de la especie humana, como indica la RAE en su primera acepción. De hecho, solo la 5ª definición indica que en filosofía es un supuesto inteligente, signifique eso lo que signifique.  La realidad es que la palabra persona deriva del latín persōna 'máscara de actor', 'personaje teatral', 'personalidad', 'persona', que viene del etrusco φersu, y este del griego πρσωπον prósōpon. No se conoce hasta hoy otro tipo de persona que no sea humana. 

    Se habla de “personas no humanas” cuando se alude a la propuesta de creación de una figura jurídica postulada para ser concedida a ciertas especies de animales. Algunos humanos (que por supuesto son personas) dicen que el criterio para conceder dicho estatus jurídico es que se demuestre que poseen elevadas capacidades cognitivas y notable inteligencia, en comparación con el resto de las especies. Está diseñada para intentar proteger los derechos de los chimpancés, orangutanes y otros grandes simios. En varios países se han abierto causas judiciales basándose en este concepto. Sin embargo, otros defensores de esta figura jurídica argumentan que el criterio para otorgar personalidad jurídica es simplemente poseer una conciencia, es decir, tener capacidad para sentir lo que abriría la posibilidad a que las plantas también fueran personas no humanas.

    Entonces, ¿qué es lo que en realidad nos hace personas humanas? Si nos vamos a los pensadores vemos que en palabras de Aristóteles “somos animales racionales que buscamos el conocimiento por el hecho mismo de conocer”. Una característica que nos permitió desarrollar el lenguaje -oral y escrito-, el pensamiento abstracto y la ciencia. Sin embargo, la biología nos hace ser humildes. Somos parientes de todos los seres vivos del planeta. Como en todas las familias, hay parentescos próximos —fundamentalmente con los otros primates: gorilas, chimpancés, bonobos y orangutanes— mientras que somos parientes más lejanos, y por tanto con menos parecido, de las lechugas, los champiñones o el microbio que fabrica la penicilina, pero somos todos una misma familia.  

    Nuestro ADN coincide un 60% con una mosca y un 95% con un macaco, pero con un chimpancé el grado de identidad ronda el 99%. Si fuésemos libros, diríamos que las especies próximas somos plagios unos de otros. De los 3.000 millones de letras de ese ADN solo 15 millones son distintos entre un chimpancé y un humano. Se ha demostrado que habilidades y respuestas sociales que se creían exclusivas de los seres humanos como construir herramientas, experimentar duelo ante la muerte de un familiar, cuidar a los enfermos, ser altruista o ser solidario, no lo son. Los chimpancés pueden modificar un palo para capturar termitas y otros primates, los cetáceos y los paquidermos muestran también, en mayor o menor medida, algunos de esos comportamientos que se suponían eran solo nuestros. 

    ¿Son los homicidios y la cooperación características igualmente definitorias de lo humano o podemos considerar que el nivel de homicidios es bajísimo mientras que los comportamientos altruistas y cooperativos son extremadamente frecuentes y por tanto los homicidios son una anomalía y no son parte de nuestra definición como especie? De hecho, a esos comportamientos que cometemos, pero nos repugnan los denominamos “inhumanos”, como si fueran incomprensibles, extraños a nosotros, ajenos a nuestra verdadera naturaleza. 

    Veamos paso a paso lo que nos puede diferenciar de una persona no humana, básicamente lo que antes se conocía como un animal, porque con una planta es más fácil. 

    Capacidad cerebral:  No tenemos el mayor cerebro de tamaño. Nos superan las ballenas o los elefantes, pero sí lo es si lo relacionamos con las dimensiones. (Quien no se consuela es porque no quiere). El gran tamaño de nuestro cerebro se debe al crecimiento de la corteza, la región superior que vemos plegada, que es la parte más visible y conocida. Buena parte de la corteza está ocupada por zonas de asociación que se ocupan de integrar información externa, discriminar, comparar con experiencias previas, planificar, prever el futuro y tomar decisiones. Somos especialmente buenos para la integración de información y la decisión ejecutiva. Pero no somos únicos en ello. 

    Capacidad tecnológica: Somos capaces de volar y llegar a la Luna o a Marte; de movernos más rápido que cualquier otro ser, de alcanzar las profundidades abisales, de ver cosas diminutas o muy lejanas, de sobrevivir en ambientes imposibles, de trasplantar corazones. En poco tiempo hemos pasado de golpear cosas con una piedra a mover un robot en Marte. Sin embargo, las hormigas argentinas (Linepithema humile) tienen colonias extensas (6000 Km a lo largo de la costa mediterránea) y se comunican entre sí millones de insectos. ¡Espectacular!, sí, pero nosotros nos comunicamos con humanos de todos los continentes, sabemos cómo son y lo que hacen, “nada humano nos es ajeno”. No es una diferencia cualitativa, sino cuantitativa. 

    Capacidad de lenguaje: Somos capaces de establecer y comprender relaciones entre números, ideas y palabras y transmitirlas a los demás. De nuestra inteligencia y creatividad surge una comunicación que parece una herramienta muy superior a otros lenguajes del mundo natural. Alguien diría que somos el mono que canta. Los demás primates tienen una capacidad vocal muy restringida, con un pequeño repertorio de llamadas fijas que se usan en contextos determinados. Nuestra habla es flexible, rica, altamente modificable; pero no somos los únicos que tenemos capacidad vocal y, además, hay animales que se comunican con su voz a mucha mayor distancia que nosotros. 

    Capacidad de pensamiento simbólico: Es la habilidad para crear mundos alternativos, para reflexionar sobre el pasado y el futuro, para imaginar cosas, seres y situaciones que no existen. Es lo que nos permite establecer objetivos y sueños por conseguir, desear una realidad que todavía no ha sucedido. Se cree que esta capacidad para lo simbólico es la que nos ha abierto la puerta a la espiritualidad y a la moralidad, imaginar buenos y malos desarrollos de nuestras acciones. No se conoce en animales, pero nadie ha estado en la mente de algunos animales grupales que pudieran tenerlo y es fácil llamarlo instinto. 

    Capacidad cultural: Es la capacidad para crear una explicación del mundo compartida por un grupo y transmitirla a la generación siguiente. En realidad, nuestra evolución actual es una mezcla de evolución biológica y evolución cultural, ambas íntimamente interrelacionadas y esta última, cada vez más rápida, cada vez más definitoria. No sabemos que capacidad tienen los animales para transmitir una idea del mundo, solo sabemos ver las reacciones, pero si hay transmisión de conocimiento añadido en cada generación. 

    Capacidad de cooperación y empatía: Muchas otras especies cooperan, pero ninguna en la medida de la nuestra y ninguna incluyendo un apartado altruista donde estamos dispuestos a ayudar a cambio de nada. Pero los sociólogos matizan esta idea y defienden que hace falta la culturización, la socialización, para superar el egoísmo innato de los niños. El sacrificio personal se da con las crías en muchas especies. Hay un punto diferente ya que en cierta medida somos capaces de “leer las mentes” de otros, de adivinar lo que sienten o lo que están meditando, de comprender sin que nos lo digan por lo que están pasando. Es decir, podemos conseguir ver las cosas desde la perspectiva de los otros. Pero esto también se observa en animales, aunque en menor grado. 

    Capacidad imitativa. Somos los únicos mamíferos terrestres que imitan sonidos y el único animal que reproduce las cosas que ve. Se cree que de ahí derivan pintura, lenguaje, baile y música. Nuestros hijos imitan desde que son bebés, los gestos, las expresiones faciales de sus padres. Pero hay otros animales que imitan sonidos y palabras (esos loros de repetición). 

    Capacidad de impacto ecológico. Aunque nuestra mente antropocéntrica nos haga pensar que cambiamos el mundo, en realidad el mayor impacto lo producen otras especies, las plantas y animales que el hombre ha domesticado, nuestros cultivos y nuestros ganados, eso sí, con nuestra dirección ejecutiva. 

    Capacidad moral: Se tiende a decir que nuestro cerebro tiene “impreso” una serie de códigos de lo que está bien y lo que está mal, qué comportamiento es socialmente adecuado y cuál no. Tenemos “sentimientos morales”. Nos sentimos bien cuando hemos hecho algo por un desconocido y mal cuando hemos actuado injustamente. Y sin embargo la moral no es algo constante, no es un valor inamovible, depende de la cultura y es algo que se adquiere por necesidad de grupo. 

    Lo que parece claro es que nuestras peculiaridades más definitorias, nuestras características más “humanas” parecen ser más cuantitativas que cualitativas y que no hay una que señale la diferencia entre humano y no humano. No obstante, yo aventuraría que la diferencia está en un hecho derivado de la tecnología, que es la capacidad de transmitir información independiente de las generaciones. El conocimiento no se transmite necesariamente de padres a hijos, sino que existen almacenes externos de memoria a los que se puede acudir para depositar o retirar conocimiento independientemente del que individuo que lo use. Algo que ninguna otra especie ha desarrollado aún. Posiblemente el día que los robots se consideren personas no humanas perdamos esta característica que de momento nos hace únicos.


    Las intervenciones, como siempre, fueron animadas pero hubo unanimidad en una característica del hombre que el orador se había saltado: la capacidad de ¡fumar y sacar humo por la nariz!

     


    miércoles, 3 de marzo de 2021

    ¿Quién habla cuando me miro al espejo?


     Las opiniones -verdaderas o falsas- son los hábitos que se contraen desde la más tierna edad y se identificaron tanto con quien laas ha recibido que es imposible desarraigarlas.
    -- Baron Holbach

    No hay cosa más engañosa que nuestro juicio.
    -- Leonardo da Vinci

    No tienes porqué pensar como yo, si no quieres tener razón, estás en tu derecho.
    -- Argumento social


    No cabe duda que las plataformas digitales que se usan para resolver los seminarios y encuentros que antes eran físicos han tomado el relevo a los mismos. Tienen un problema y es la facilidad de palabra y de intervención, que en las sesiones presenciales no se dan. Por ello el tema de la reunión del círculo trató esta vez el tema de quien habla por nosotros. El ponente supo darle la vuelta y presentó el tema de quien habla por nosotros... cuando nos miramos al espejo. He aquí lo que dijo:

    Cuando hablamos solemos hacerlo sin pararnos a pensar antes. Parece lógico que lo que decimos sea algo que pensamos, que ya hemos evaluado anteriormente y que expresa nuestra opinión. Otras veces (pocas) es al revés, paramos, pensamos y hablamos; pero la verdad es que solemos usar palabras, expresiones, frases que no son del todo nuestras. Lo que hacemos es acomodarlas al momento. usamos frases leídas o de personas sabias a las que les concedemos el valor de saber más que nosotros... aunque a veces nos limitamos a hablar por boca de ganso.  La realidad es que quien no piensa o investiga por si mismo, el que se fía de las palabras de otros y se abstiene de investigar si lo que se ha enseñado o se le enseña es cierto o no, más que un ser humano es una máquina.    

    Así que es lícito que me pregunte ¿quién habla cuando yo hablo con los demás? ¿Soy yo la fuente real de mis propios pensamientos y palabras? ¿Quién es el que habla cuando me miro al espejo?

    Pues… debería ser yo, mi esencia, quien habla, ya que siento, pienso (o al menos creo que pienso) y actúo. Sin embargo, mis pensamientos y palabras están determinados por una serie de factores inconscientes que limitan un pensamiento libre de ataduras. Reza un proverbio árabe que “uno se parece más a su tiempo que a su abuelo” y la ciencia actual viene a confirmarlo cuando nos dice que somos un 30% genotipo solo y el resto es ambiente y educación.

    Cuando hablo, hay factores, internos y externos que me condicionan.

    Entre los internos:

    .- hay necesidades fisiológicas: por ejemplo, si tengo hambre, esa idea estará en mi cerebro todo el rato y modificará mis acciones, impulsos y valoración del tiempo.

    .- hay predisposiciones genéticas: si soy de naturaleza ansiosa mi modo de hablar reflejará ansiedad; mi instinto, mis pulsiones se verán afectadas. Si mi instinto me lleva a poseer, mis pensamientos serán de dominación y si físicamente soy débil, mis acciones serán de protección o incluso de eliminación de mi personalidad.

    Entre los factores externos:

    .- hay reglas morales internalizadas (el “superyó” de Freud): si he aprendido que uno no debe desear mal a los demás, este pensamiento surgirá espontáneamente dependiendo de las circunstancias, o incluso inclinaciones psicológicas (el “yo” de Freud.

    .- hay influencias externas, como las condiciones de vida, experiencia e historia personal, la influencia cultural, hábitos de grupo, prohibiciones sociales, las relaciones con los demás y la influencia de quienes me rodean, etc.

    .- de estas influencias externas hay una que está semiescondida y que tiene que ver con el modo en el que expresamos las emociones. Son las metaemociones. La metaemoción es "un conjunto organizado y estructurado de emociones y cogniciones sobre las emociones, tanto las propias como las emociones de los demás". ¿Está claro?  Supongo que no, así que -con la benevolencia de los expertos presentes que ya me corregirán luego- usemos una definición facilona de andar por casa: La metaemoción se refiere a la idea de que cada vez que provocamos una determinada emoción, también nos ocupamos de las emociones posteriores con respecto a cómo experimentamos la emoción primaria. O aún más sencillo, si se muere un ser querido, lloramos. A cada emoción le corresponde que la exprese de un modo determinado… socialmente. Aquí lloramos, en otros lugares se baila, aquí los velamos y los enterramos, en otros lugares se les sienta para comer juntos una última vez. Esa expresión del sentimiento es un condicionante social. Lo sabemos, pero nos condiciona. ¿Alguien vería bien que en el tanatorio se organizara una comida con el muerto sentado a la mesa y que hubiera música y baile? Pues eso, hay condicionantes externos que no son fáciles de identificar o saltarse. En el coloquio os hablaré de mi cara cuando en Camerún me invitaron a conocer al abuelo de la familia … que estaba ¡enterrado debajo de la mesa!

    Pero sigamos, cuando expreso un sentimiento o una opinión de forma verbal, no soy yo al 100% quien habla, sino mi instinto, mis deseos, mis impulsos, mi educación, mi cultura o mis hábitos adquiridos. De hecho, las fuerzas que actúan, los determinantes que acabo de mencionar, son extremadamente poderosos. Es casi imposible domesticarlos. Resulta que en realidad soy un ser programado y condicionado y mis palabras son el resultado de una conjunción de factores que no controlo. Me hace vulnerable a las ilusiones y los prejuicios. ¿Significa esto que no hay forma de superar estos condicionamientos y poder pensar por mí mismo?  Os adelanto mi respuesta: no necesariamente. Pero antes de llegar a ello dejad que pare un momento en los prejuicios.

    Cuando preguntamos algo puede pasar que de verdad desconozcamos la respuesta, o no, que ya tengamos una idea sobre la misma. En el primer caso aceptaremos lo que nos dicen tal cual, pues no tenemos con que compararlo, lo único que puede pasar es que no nos convenza del todo, pero lo aceptamos. En el segundo caso estamos contentos si la respuesta coincide con lo que creemos que pensamos y la juzgamos errónea si no aporta nada que no hubiéramos considerado antes y no coincide.  Pero a veces la respuesta contiene una parte de cada y aceptamos y descartamos lo que nos parece. En el momento que hacemos nuestra adaptación de la respuesta estamos actuando como Procusto.

    Según la mitología griega, Procusto era propietario de un hostal en Ática. Loco y cruel, secuestraba a los viajeros, les invitaba a cenar y luego los llevaba a pasar la noche en un lecho muy especial.  Tenía una manía enfermiza: el viajero debía encajar a la perfección en una cama. Si el huésped era muy alto lo llevaba a una cama pequeña y entonces para que cupiera con exactitud le cortaba las piernas. Si por el contrario el desdichado era demasiado bajo, lo llevaba a una cama muy larga y estiraba sus extremidades hasta que alcanzara la altura adecuada. Procusto fue víctima de su propia manía y murió en las manos vengadoras de Teseo (el vencedor del Minotauro), que aplicando la Ley del Talión le hizo pagar con la misma moneda decapitándole.

    Básicamente el mensaje es: cuidado con lo que queremos ver. Para ser objetivos hemos de ser conscientes de que tenemos sentidos que deforman la realidad y prejuicios que deforman el razonamiento.  No queramos adaptar lo que "vemos" a lo que ya de antemano creemos o buscamos confirmar. Somos como Procusto, solo que en lugar de personas invitamos ideas.

    Para no alargar demasiado la charla -que ya es larga de por sí- os contaré luego como Procusto actuó para convertir a Napoleón en una alegoría al sol y negar su realidad.

    El mito no es más que una alegoría filosófica a nuestro propio pensamiento. Cuando llegamos al límite de nuestros conocimientos, sea de manera individual o en nuestra relación con los demás, buscamos resolver la confrontación a nuestros problemas haciendo un traje a medida con ideas, vocabulario, acciones y pensamiento, de manera independiente a la lógica cierta de la realidad. Es decir, alteramos el traje de la vida para que quede a la perfección de nuestra propia conveniencia. Y ése es un poderoso enemigo muy oculto y que quiere hablar por nosotros cuando nos miramos al espejo.

    ¿Podemos vencer a esas fuerzas que parecen incontrolables? ¿Quién habla cuando yo hablo? Esta pregunta es inseparable de la pregunta ¿quién soy? El esfuerzo del autoconocimiento es la clave para responder a la pregunta inicial. El individuo autoengañado cree que habla libremente: toma sus propias palabras al pie de la letra, se adhiere a su propio discurso, conoce sus propias palabras, se funde con sus propios pensamientos y se apega a ellos. Es en particular el riesgo señalado por Platón en la alegoría de la cueva o la cama de Procusto.

    ¿Cómo consigo ser yo mismo cuando hablo? ¿Somos dos "yo" o incluso una multitud de yoes diferentes?

    Bueno, tratemos de distinguir estas dos formas del "yo":

    .- el "yo" en su dimensión determinada, condicionada,

    es decir, el ser programado, la máquina viviente que, como la abeja obrera, realiza lo que debe realizar, teniendo en cuenta su propia naturaleza y las influencias externas,

    .- el “yo” incondicionado, libre de pensar por sí mismo e indiferente a cualquier influencia.

    Sería un “Yo Superior”, que puede definirse como el ser capaz de liberarse de su propia personalidad y de su propia individualidad y, por tanto, sería el ser universal, ilimitado, el superior y eterno.

    Parece que este "yo" es inaccesible sin un proceso iniciático; es necesario morir y renacer en varias etapas para refinar / purificar el conocimiento. De hecho, un ser capaz de pensar por sí mismo, desde el principio despojado de toda atadura, sería por definición omnisciente pues tendría plena y completa conciencia del origen del Todo, de su propia naturaleza y del funcionamiento de todo, y por supuesto de sí mismo. Sin embargo, solo la divinidad tiene este poder.

    ¿Estamos entonces condenados a vivir prisioneros de nuestros pensamientos inducidos? ¿Hay una forma de ser libres? El individuo encadenado en la caverna de Platón es en realidad el que piensa que está pensando y hablando por sí mismo. El hombre despierto ve un camino de liberación y decide quitarse los grilletes y salir de esa caverna; solamente al saberse encadenado se da cuenta de la necesidad de ser libre, y está decidido soltar sus ataduras y escapar; pero quien no se sabe encadenado será incluso feliz dentro de la prisión en la que vive. Quizás de ahí la frase “la ignorancia hace feliz”.

    El hombre despierto, el iniciado, es consciente de que al hablar, no es él quien habla. Sabe que es realmente él mismo cuando se mira a sí mismo, es decir, cuando da un paso atrás sobre su persona para conocerse y comprenderse mejor. No emite un juicio sobre sus pensamientos o palabras, porque este juicio estaría condicionado por definición. Así, el ser despierto acepta todo: sus propios pensamientos y palabras, positivas o negativas, como las de los demás. Sin embargo, no está apegado a ellas. Esta actitud benevolente (hacia uno mismo) y tolerante (hacia los demás) es el camino de la comprensión que lleva hacia la sabiduría.

    Tenemos dos niveles de conciencia: el primer nivel es el de la conciencia individual "básica": nuestras percepciones son transformadas en pensamientos espontáneos por nuestro cerebro, el segundo nivel es el de una consciencia universal superior: nos paramos en lo alto, en retirada de nuestros propios pensamientos, nos vemos hablar y actuar sin asimilarnos por completo a este ser actuante. Esto nos recuerda, entre otras cosas, a los ejercicios de meditación. Salimos de la caja para vernos desde fuera, algo que no debemos dejar de hacer y que nos lleva a la humildad, una cualidad esencial para poder avanzar.

    Tomando el camino del autoconocimiento, negándose a tomar sus pensamientos al pie de la letra, el iniciado (y le llamo iniciado porque ya ha muerto en su vía cómoda y ha renacido en la duda de la mejora) se coloca en una lógica de apertura y de progreso. Se le abre el camino del conocimiento. En algunas corrientes espirituales y tradicionales como en el sufismo, se  distingue entre el "yo falso " y el "yo verdadero": el "yo falso " es nuestro ego, el individuo que creemos que somos; el “yo verdadero” es lo más universal en nosotros: es nuestra parte profunda y enteramente consciente, la que puede encontrarse con el concepto de divinidad.

    En muchas vías iniciáticas se ha de buscar infatigablemente al ser interior. ¿Qué es encontrar a ese ser? Representa algo que está en nosotros, pero que ha sido olvidado, perdido. Algo esencial, universal y auténtico, que se opondría al discurso cotidiano, condicionado e incontrolable. Para encontrarlo hay quien acude al silencio de la meditación, o incluso a este dejar ir que lleva al individuo a no apegarse más a sus propios pensamientos y a ese esfuerzo hercúleo por avanzar sin dejar de levantarnos tras cada caída. No se trata de rechazar de qué estamos hechos, negar la existencia de nuestro ego o rechazar nuestra personalidad. Solo de no dejarse engañar por la caverna y no dejarse tentar por Procusto, nuestro mayor enemigo, que quiere hablar por nosotros cuando nos miramos al espejo.

    El debate fue largo, todos tenían algo que decir y justificar que lo hacían por si mismos y que Procusto murió hace muchos años... aunque no quedó claro si usaban palabras oídas o realmente eran palabras renacidas. 


    viernes, 27 de noviembre de 2020

    Crónica de un día

     


    Amor, consideración y justicia son valores de cohesión, 
    egoísmo y cerrazón lo son de desunión.
    --- Ibrahim S. Lerak (Cuaderno de notas)


    Suena el despertador en el vacío. Se ha olvidado de anular la alarma al levantarse. Siempre lo hace antes de que suene, lo para y comprueba que ella sigue durmiendo.  Se prepara para la larga rutina diaria, aunque hoy la tristeza le gana por una cabeza de momento. Contra ella, una sonrisa y un poco más de ejercicio; luego las abluciones diarias y el desayuno. Aún no ha amanecido, el día es frío y la ventana en la cocina estaba mal cerrada. Definitivamente el día no acompaña.

    Hay un ritual que no cambia y le ayuda a sentirse mejor. Sabe que hay quien espera su mensaje, aunque solo sea para desear un buen día acompañado de una foto del amanecer. Mensaje personalizado para cada uno de los conocidos de su gimnasio. Es un guiño recíproco, ya que ellos también contestan sus deseos de buen día y al ser personales crea un vínculo más fuerte entre ellos. Por ello los abrazos son más cálidos cuando se retan a ver quién aguanta más. Un rato que vale lo que paga por él, es su Leteo particular donde borra el día y entra en una nueva dimensión, la de su vida privada. Pero antes hay mucho por hacer, queda todas las horas para llenar con alegría y responsabilidad.

    Deja el desayuno preparado con esmero. Todo a punto para cuando ella se levante. Sabe que es una tontería, pero deja siempre como firma un corazón con un punto en el centro. Simbología barata, no es más que un “estás en el centro de mi corazón.” Hace años que lo hace, desde que el amor les unió en una exposición de arte. Revisa que todo esté a punto y espera la llegada de la asistenta: una refugiada siria, que sacó de la calle al darle un empleo y adelantarle un dinero para que pudiera vivir. ¿Qué vio en ella?  Ni lo sabe, posiblemente la mirada. “La verdad se ve a través de los ojos” y, sea cierto o no, él lo cree así. De momento la máxima no le ha fallado. 

    El día es algo más duro de lo habitual, o quizá se lo parece a él. No hay dos sin tres: el despertador, la ventana, ¿cuál será el tercer incidente? Es una pregunta tonta, el día, la fecha, el 13, y no cualquier trece, es 13 de octubre. Una fecha que le relaciona con los templarios, aunque solo sea por la fecha. Lo leyó por casualidad otro trece de octubre en un lugar del que guarda mal recuerdo. 

    Hay, efectivamente, discusiones fuertes en el trabajo. Se ve obligado a intervenir con autoridad, pero envuelta en un guante de seda. Aclara, guía, manda, pero también atiende. Todos y cada uno de sus empleados le consideran un líder y no un simple jefe. Tiene su respeto y de algunos incluso su admiración. Durante la mañana se evade un momento y llama a casa. Deja un mensaje en el contestador y cuelga. Es como el corazón del desayuno. Un detalle, algo que le gusta hacer, aunque hoy… hoy no es el mejor día. Pero si no das de lo que andas escaso ¿de qué sirve dar algo? El valor está en compartir lo que no sobra, incluso lo que nos falta. Hoy la alegría de momento no está siendo abundante. 

    Al mediodía come siempre en el mismo bar, conoce a los camareros y pregunta por sus familias, brevemente pues no es cuestión de entrometerse, pero sí de comentar los temas del día, mostrar empatía y sincero interés; la gente no es una máquina a la que le pones una moneda y aprietas un botón. Todos necesitamos ser escuchados y la atención personalizada ayuda, se agradece y se devuelve. No lo hace con intención aviesa, simplemente es así, trata a los demás como quisiera que le trataran a él. 

    Hoy no irá al gimnasio, hoy tiene algo más importante que hacer. A través de la asistenta entró en contacto con los refugiados y participa en un voluntariado de barrio para repartir alimentos y ayuda. Para ir de calle en calle es demasiado viejo, hay otros que lo pueden hacer. Pero él tiene una buena posición en una empresa y puede orientar, aconsejar e incluso dar clases a quien lo necesita. Es algo que va desde arreglar CVs hasta intermediar en asuntos más o menos oficiales. Ahora está intentando que un pueblo abandonado de Valladolid pueda ser ocupado legalmente por estos refugiados y que puedan contribuir con su esfuerzo a mejorar la llamada España vacía. Parece que la idea no ha caído en saco roto y las conversaciones van bien encaminadas. Si esto lo hicieran todos los países de Europa la mitad de los refugiados serían ciudadanos productivos y se evitaría la despoblación de los países e incluso los problemas de natalidad. La ayuda al prójimo es necesaria en todo momento, eso lo aprendió en el Sáhara, en las patrullas nómadas del desierto, cuando por sus ideas fue agraciado con un destino militar “especial”. Allí aprendió a convivir, a entender que una sociedad multicultural no es una sociedad integradora y sobre todo, aprendió a escuchar con paciencia y a pensar en lo que decía. Aún recuerda largas noches de discusiones entre el judío practicante, el muecín y él mismo. No arreglaron el mundo, pero ampliaron mucho sus mentes y su capacidad de dialogar. 

    Cuando termina vuelve a casa. Antes ha hecho como por la mañana, ha dejado un mensaje de voz en el contestador.  Si el corazón es un símbolo entre ellos, la llamada es un signo de amor que aún dura. Este pensamiento le duele -más hoy- pero el día acaba y tampoco han sido, al fin y al cabo, demasiado grandes los tropiezos que ha tenido. Ya es de noche y, como cada noche, la ve sentada frente al espejo. Él desde detrás la mira y peina suavemente, con la delicadeza de quien está habituado a ello. El pelo largo siempre le ha gustado y ambos lo saben. Sigue dejándoselos y ve la sonrisa en la boca y los ojos agradecidos. Cada día la peina por la noche. Le alisa el pelo, se lo cuida. Cada semana se lo lava un par de veces, un pelo negro, suave, un pelo que enamoró y sigue enamorando. Ella, quieta, se deja hacer. Como cada noche desde hace tantos años. El mismo ritual sin cambiar casi un ápice, sin palabras, solo con miradas que se entrecruzan, aunque él sabe que no es así exactamente. La peina y la acicala delante del espejo. Él suele sonreír también, sabe que ella lo necesita, se lo dice con los ojos tiernos que guardan la luz especial del amor. ¿No es el amor en todas sus acepciones (y la fraternidad en su versión social) lo que puede salvar al mundo? Están juntos desde hace mucho y así seguirán.  Muchas veces cree él que en su mirada reflejada en el espejo hay un toque de tristeza, pero es efecto de la luz. Muchas veces él le contaría tantos sueños y tantas cosas…pero sabe que ella no le contestará que solo vive en su mundo interior, si es que lo hay. Él recuerda sus versos cuando las preocupaciones no le dejaban dormir y repite interiormente cada una de sus palabras: 

    Cuando te asalten las preocupaciones
    encáralas con una sonrisa
    pues tú tienes el poder del tiempo.
    Ellas te presionan, saben
    que obligarte a pensar en ellas
    es reconcomerte el alma y crearte miedo.

    Cuando te asalten las preocupaciones
    no te alteres
    tómalas y desmenúzalas
    no las dejes crecer.
    Guárdalas en una esquina de tu mente
    y libéralas de una en una
    cuando estés dispuesto para la lucha.

    Pues el tiempo las debilita
    Y la serenidad las destruye.
    Toma tu mejor sonrisa
    prepara tus pensamientos
    crea tus argumentos
    evalúa si hay razón
    para cambiar tu humor.

    Si no es el caso
    continúa sonriendo,
    ganaste la batalla, estate contento,
    pero prepárate para la guerra
    y siempre recuerda
    que obligarte a pensar en ellas
    es reconcomerte el ama y crearte miedo.

    El truco para ganar
    es hacerles frente y no dejar
    que vengan juntas.

    Y si aun así te sientes mal 

    toma mi mano
    toma mi alma
    y juntos ganaremos la batalla.

    Recuerda como le ayudaron estos versos, recuerda el tiempo feliz que duró poco y que marcó su vida.  No quiere pensar en los otros momentos, aunque muchas veces necesita evadirse, creer en la vida y sentir su frescor. Son memorias duras, pero se superan. Lo pone en todos los libros de autoayuda, ¡siempre se sale del pozo!, aunque las palabras bonitas no sirvan para nada cuando estás en él. Todo proceso debe interiorizarse y sublimarse si hace falta. Hay que aprender a administrar las emociones. 

    Recuerda el día en que el coche se saltó la valla y la embistió. Ese día, un trece de octubre, en el que él llevaba el anillo de boda y había quedado con ella. Cuando llegó solo estaba la policía, un conductor borracho y el gentío. La ambulancia ya había salido; en el hospital confirmaron que no habría solución si no se recuperaba a corto plazo. La operación no sirvió y posteriormente se detectó la esclerosis avanzada. No, no quiere recordar los malos momentos, solo los de la alegría. No hay fotos en la casa, si muchos cuadros y muchas figuras de bronce, su colección favorita de los viajes.

    Amorosamente saca la silla de ruedas del cuarto de baño y la lleva a la ventana para que la brisa refresque su tez y alborote el pelo. Él, él la mirará como siempre desde lejos. Sabe que tiene sueños y ataduras, pero cree en la vida a pesar de todo. Le pone una fina manta en el regazo, besa su mejilla y mira su sonrisa y sus ojos, ambos congelados desde el accidente. La acaricia y espera que se acabe el día: trece de octubre, décimo aniversario del accidente. 


    martes, 24 de noviembre de 2020

    Lo siento, yo no quería...

     


    Con la mejor intención alabé al hijo de la paciente en el hospital. La felicité por el aumento de categoría en la empresa. Con ella (sin saber yo quien era) estaba su ex nuera, que nada más llegar a su casa llamó al abogado para que solicitara un aumento de la pensión que la pasaba su exmarido.
    -- De la realidad

    Hay intenciones que matan.
    -- Sabiduría popular

    La verdadera sabiduría es saber cuando actuar impulsivamente y cuando no.
    -- Ibrahim S. Lerak. (Cuaderno de notas)  

    La covid-19, o si lo preferís el SARS-CoV-2 ha cambiado ya la manera de reunirnos y comentar las cosas. Ahora es en gran parte todo telemático. Le quita calor y naturalidad a los encuentros, pero en el círculo después de mucho pensarlo se optó por no dejar las reuniones para un futuro “cuando se pueda” y decidimos retomarlas vía telemática. La primera reunión se basó en el trasfondo de malentendidos o malas decisiones que se toman creyendo hacer algo bien; esas que acaban en un: lo siento, yo de verdad no quería … no imaginaba... Algo que podría llamarse las consecuencias inintencionales o impremeditadas de los actos o decisiones. El ponente nos habló de ellas y de como evitarlas en lo posible:

    Son esas situaciones en la que el remedio es peor que la enfermedad como reza la expresión castellana. Se dan en todos los ámbitos, desde el político al personal en cualquiera de sus facetas. Un caso histórico se dio en Japón el 11 de marzo del 2011 con un terremoto de magnitud 9 (el cuarto en intensidad desde que se registran los terremotos) desplazó 2,4 m la mayor isla de Japón, movió el eje de la Tierra 10 cm, aceleró su rotación unos microsegundos y llevó olas hasta 10 km al interior. Se contabilizaron 15.000 muertos y produjo una gran conmoción en el país, pero lo más grave fue que afectó a los reactores nucleares de Fukushima, que tuvieron grandes fugas radiactivas.

    El gobierno entonó un mea culpa y canceló el programa nuclear que se había implementado en los años 70. Lo que había sucedido fue una enorme tragedia y se decidió desmantelar las 34 centrales nucleares y volver a los combustibles fósiles. En el 2013 ya se habían cerrado las centrales nucleares. La energía sustitutiva aumentó los problemas de nieblas, de daños en el ecosistema y de salud en la población. Aumentó el precio de la electricidad, hubo cortes de suministro y al final, el resultado es que cerrar las centrales nucleares causó más muertes que el accidente por sí mismo. Aquí, al final, el remedio fue peor que la enfermedad. Hay estudios científicos que lo detallan y cuantifican. No es de extrañar que en Japón se haya retomado el programa nuclear en el 2018. 

    Hay múltiples ejemplos de esta ley de las consecuencias imprevistas: la ley seca en los EEUU, las leyes antidrogas o la prevención de incendios desde 1905 en los EEUU, que provoca aún hoy en día grandes incendios incontrolables y otras muchas más. Las consecuencias no calculadas se dan cuando tomamos decisiones emocionales, impulsivas sin ponderar ni pararnos en calcular su alcance.

    Lo mismo ocurre en nuestra vida personal. Son aquellas decisiones en las que, por ejemplo, en un atasco de tráfico cansados de esperar tomamos una ruta alternativa que resulta que nos demora mucho más. O aquellas acciones que hacemos para solucionarle a alguien un problema y la realidad es que se lo complicamos sin querer. Con nuestra mejor intención, sí, pero acabamos metiendo la pata miserablemente. Tanto en lo personal como en lo social. Nos ha pasado y nos pasa a todos. 

    Nuestras peores decisiones nunca nos parecen malas en el momento en que las tomamos, por eso nos decidimos por ellas. Pero tienen algo en común: las tomamos en caliente, con poco tiempo de meditación. Son soluciones radicales a problemas emocionales y por ello actuamos reaccionando visceralmente, sin pensar lo suficiente. Creemos que lo que vemos y sentimos es la realidad y que la amenaza es inminente.  Funciona el sistema límbico y la reacción es más animal que racional. Vemos, consideramos lo material e inmediato y no lo abstracto y a medio plazo. 

    No somos buenos a la hora de calcular el alcance de nuestros actos; no solemos pensar en más de un par de movimientos más allá de la primera acción. Cuando las emociones toman el mando solo vemos y atendemos a nuestra visión y excluimos lo que va en contra. Por eso nos vemos obligados muchas veces a entonar ese "lo siento, yo no quería" que no es más que un reconocimiento a nuestra incapacidad de detener al instinto animal que llevamos dentro; no hay puntos a favor ni en contra, solo cuenta la inmediatez de la decisión. Protegernos de lo que nos amenaza puede hacernos más vulnerables si no nos paramos a pensar. 

    La pregunta es si podemos evitar caer en ello y la respuesta es que sí. No tendremos un 100% de aciertos, pero nos acercaremos bastante si antes de actuar paramos un momento y nos planteamos algunas preguntas como por ejemplo:

    .- Si no hago nada ¿se solucionará todo por sí mismo?
    Muchas de nuestras decisiones erróneas son efecto de nuestra impaciencia. Sentimos la necesidad de actuar impulsivamente, la impaciencia nos corroe por dentro, como cuando buscamos una ruta alternativa en un embotellamiento y el resultado es que acabamos en uno peor. Sobreestimamos nuestra capacidad de acción y subestimamos el valor de la paciencia y del análisis. A veces, esperar es la mejor opción, pero hay que analizar antes.

    .- ¿Qué es lo peor que puede pasar?
    Solemos ver lo positivo de lo que imaginamos, y solemos dejar de lado los inconvenientes que puede tener, al fin y al cabo: ¡son nuestras ideas!, intuitivamente son buenas, no vale la pena pensar mucho (esa impaciencia anterior). Por eso es importante hacer de abogado del diablo en todos los casos antes de tomar una decisión impulsiva. Y lo recomendable es pensar que ese abogado se ha quedado corto.

    .- ¿Qué efectos adversos puede tener nuestra decisión? 
    Si por ejemplo, por ley suprimimos los intereses bancarios … todos estarán contentos menos los bancos, que encontrarán otros modos de ganar dinero o no darán préstamos y la economía sufrirá un colapso. Hay que pensar antes de actuar de modo populista o intuitivo y emocional.

    .- ¿La decisión es irrevocable?
    Es una pregunta que solemos obviar. Hay decisiones que no se pueden cambiar o revocar o minimizar en sus efectos. Podemos comprar una casa y, si nos va mal, venderla y minimizar el problema; pero no podemos tener un hijo y devolverlo al origen o venderlo, por muy ilusionados que hayamos estado considerando e imaginado lo felices que nos haría. Muchas veces “nos dejamos llevar” por la emoción, por las ganas, por la inmediatez y lo lamentamos después. Si una decisión no es permanente es, mejor repensarla 100 veces. 

    Por grande que sea la presión para actuar, hay que evitar hacerlo con demasiada prontitud. Para declarar a un santo como tal, se necesitan 50 años, no 5 (quizás algo menos también, pero nunca demasiado inmediato a la muerte del santificable). Mejor no hacer nada precipitado, leyes y acciones pueden no tener remedio y ser negativas por imprevisión. 

    Tenemos que controlar los impulsos emocionales antes de actuar. En algunas sociedades es la prueba de fuego para ser considerado adulto. Se somete al joven ante pruebas -que pueden ser consideradas de carácter iniciático- con tentaciones que debe superar y mostrar el dominio de las pasiones para ser considerado miembro de pleno derecho de la tribu.

    Los efectos indeseados de nuestras decisiones quizás no puedan ser eliminados totalmente, pero desde luego pueden ser minimizados en muchos casos simplemente reflexionando y no actuando precipitadamente. La historia del mundo y la personal lo muestran. Solo nos falta aprender para ser mejores.


    Eta fue la reflexión del orador, la discusión fue corta en contenido, casi todos estaban de acuerdo en lo expuesto, pero fue larga en tiempo, ya que hubo muchas anécdotas e historias que contaron los contertulios. 


    martes, 8 de septiembre de 2020

    No es ausencia, es pandemia.





    Se puede vivir de muchos modos, pero hay modos que no dejan vivir.
    (De la experiencia)

    El dolor, cuando no te destruye, te hace pensar en profundidad. Ahí le comencé a dar enorme valor a lo que no tenía, a las cosas más pequeñas, a lo cotidiano. No me pudieron destruir y fui construyendo mi sistema de pensamiento, porque una cosa es leer y otra ir rumiando lo que leíste.

    Lo inevitable no se lloriquea. Lo inevitable hay que enfrentarlo.
    (José Mújica, Presidente de Uruguay)


    La pandemia afecta a muchas cosas y ha alterado muchas conductas. Una de sus víctimas ha sido, es, este blog. Cierto que hay otros elementos que han ayudado a que este año el blog sea raquítico. Trabajo, intereses diversos propios del albardán y los derivados por acciones sociales debidas al SARS-CoV-2 han ganado la batalla a la escritura, pero no a la idea. A continuación el albardán muestra una parte de los temas de los posts que no han sido publicados y que quedan como laboratorio de ideas a desarrollar (ya hubo uno previo) y que posiblemente vengan en cascada en cuanto algunas labores puedan disminuir el consumo de tiempo que tienen actualmente. Espera el albardán que no sea un mero wishful thinking y que muy pronto sigan las entradas en el blog. De los temas expuestos alguno se duplica con una entrada anterior para exponer otro punto de vista. ¡Qué menos que desarrollar lo que provoca al pensamiento!


    Temas en el horno de atanor:
    1.- ¿Dependen los derechos humanos del contexto cultural? Cuando no están alineados ¿qué debe prevalecer?
    Nota:
    Cada tipo de sociedad crea sus derechos humanos. La de Hammurabi era distinta a la actual. ¿Era peor por ello? ¿O solo la vemos peor porque ahora creemos otra cosa? Ambas posiciones dependen de un tiempo y de una estructura social. Imponer una visión sobre otra es lícito ¿o no? Matar /convertir a los indios americanos porque no creen en Cristo, es correcto ¿? ¿Podemos imponer nuestra visión de la cultura y valores?

    2.- Cuando compramos algo el instrumento es el dinero, pero en realidad todo lo pagamos con tiempo, el tiempo de nuestra vida, el que nos costó conseguir ese dinero.
    Nota:
    El cambio de moneda, cuando pasa de ser algo ajeno a nosotros a ser algo que nos toca de lleno cambia las prioridades y los valores. El valor de un vaso de agua no es el mismo en la ciudad que en el desierto, por ejemplo.


    3.- La vida tiene sentido y sentido único; va hacia adelante, no se repiten los momentos ni suelen poder corregirse. Lo de los trenes que pasan dos veces está por demostrar. 
    Nota:
    Hay que reflexionar sobre lo que queremos y  en lo que hacemos. Después... guardar siempre el ánimo ante los fallos, porque la suerte también juega y a nadie se le deja acertar en todas las ocasiones. Vivir no es una ciencia exacta, como las matemáticas, sino un arte, como la música.... podemos tener condiciones naturales o no (y hay que esforzarse entonces) o hacernos el sordo. La decisión es nuestra.

    4.- Sin la presencia del otro, la comunicación degenera en un intercambio de información: las relaciones se reemplazan por las conexiones, y solo se enlaza con lo igual; la comunicación digital es solo vista, hemos perdido todos los sentidos; estamos en una fase debilitada de la comunicación. La comunicación global y de los likes solo consiente a los que son más iguales a uno; Solo lo desigual duele.
    Nota:
    Cuanto más iguales son las personas, más aumenta la producción; ésa es la lógica actual; el capital necesita que todos seamos iguales, incluso los turistas. El neoliberalismo no funcionaría si las personas fuéramos realmente distintas.

    5.- La única obligación que tenemos en esta vida es no ser imbéciles. 
    Nota:
    Hay imbéciles de varios tipos 
    a) El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da igual...
    b) El que cree que lo quiere todo, lo primero que se le presenta y lo contrario de lo que se le presenta...
    c) El que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo. Imita a los vecinos o les lleva la contraria porque sí; es conformista sin reflexión o rebelde sin causa. 
    d) El que sabe que quiere y sabe lo que quiere y, más o menos, sabe por qué lo quiere, pero lo quiere flojito, con miedo o con poca fuerza y dejándolo para mañana, a ver si entonces se encuentra con más fuerza. 
    e) El que quiere con fuerza y ferocidad, pero se ha engañado a sí mismo sobre lo que es la realidad y termina confundiendo la buena vida con aquello que va a hacerle polvo.

    Hay muchos más temas, la vida no para de ofrecer momentos de reflexión. En el horno están y de él saldrán más o menos formados, más o menos gustosos pero siempre amasados con amor. La verdad es que la situación actual de la sociedad occidental (y las que obsesivamente quieren parecerse o se dejan influenciar) no está en su mejor momento. Vivimos en una época de conformismo radical: la universidad tiene clientes y solo crea trabajadores, no forma espiritualmente; las escuelas son centros de beneficios y la educación se acomoda a lo que no moleste. La instrucción cada vez es menor. Pronto los bárbaros vencerán al imperio que se mira el ombligo y elimina cualquier disidencia o nota disonante. Esperemos que se pueda evitar y sepamos usar la pandemia para ello.


    jueves, 18 de junio de 2020

    Entre el líquido y la espuma (2): El hombre liviano




    Se gobierna mejor una sociedad que vive en el instante, que una que piensa en el futuro.
    (Principio político universal y siempre actual)

    ¿Se vive mejor sin pensar? ¿Tiene sentido la vida sin participar y sin preguntar?
    (Ibrahim S. Lerak, Cuaderno de notas)

    La bola de Newton se mueve cuando recibe un impulso, el resto del tiempo permanece quieta.
    (Física experimental) 


    La reunión del club de narizones tuvo lugar con todas las precauciones posibles tras el confinamiento por pandemia. Una de las características de estar reuniones es que, a veces, se le pide a un ponente que desarrolle más un tema previo. Esto es lo que pasó en esta reunión, no era cuestión de hacer de agoreros por la cororavirus-19 o de ponerse a juzgar sin que hubiera un tiempo de reflexión. Fue precisamente la reflexión del tema acerca de la sociedad gaseosa (Entre el líquido y la espuma, 19-10-2018) la que quedó en la mente de muchos de los participantes: Lo que antes era, ahora es solo imagen y momento y todo se ha vuelto más precario, instantáneo, se escapa si no es novedoso y se vuelve con frecuencia una agotadora persecución tras la nada. Hoy vivimos una modernidad gaseosa en la que lo que agrada, lo que se busca y lo que vende es lo fácil, lo que no sea consistente y no implique nada más allá que el momento preciso. Se le pidió al ponente que tratara este tema otra vez y esto es lo que nos contó: 

    La sociedad gaseosa solo es posible si existe un determinado tipo de hombre: El hombre liviano. Un hombre que no pesa, que flota entre las cosas sin anclarse a ninguna que no sea su propio placer inmediato. Es un hedonista y materialista con dos claros objetivos a conseguir a cualquier precio: el éxito y el propio placer. Por tanto sus intereses son dos: dinero y consumo inmediato e indiscriminado. Un hombre ecléctico, básicamente infeliz si no alcanza sus metas con la rapidez que a él le parece adecuada y, en el fondo, indiferente por saturación de la oferta de productos y de información. Este tipo de hombre -hoy mayoría en número en la sociedad occidental- hace de la permisividad su nuevo código ético que va desde la tolerancia ilimitada a la revolución sin finalidad, o mejor dicho, sin convencimiento firme duradero. Es carne de cañón para la sociedad que busca unos ciudadanos anquilosados a la ignorancia y a la vida fácil. 

    El hombre liviano está bien informado, de hecho sobreinformado, pero en un ámbito reducido de temas, que son los que interesa a la sociedad que se promuevan por aquello de que pensar mucho en un tema agota las posibilidades de pensar en otros más lejanos y que exigen un esfuerzo de búsqueda de datos. Este hombre o mujer, ser humano en definitiva tiene escasa educación humana, está muy entregado al pragmatismo y cree a pie juntillas en bastantes tópicos. Le interesa todo... pero a nivel superficial. Se queda con los titulares sin leer el artículo o lo lee en diagonal. No es capaz de hacer la síntesis de lo que percibe y esto le lleva en realidad a convertirse en un ser trivial, frívolo, ligero "light", que acepta todo por conveniencia y no por criterio propio reflexionado. El hombre liviano es etéreo, volátil en sus opiniones, banal en sus actos y pensamientos y permisivo por ende en la sociedad. Conoce bien su tema profesional, en ello es un experto (busca el éxito y lo trabaja), pero en el resto carece de ideas claras, aunque las defiende con vehemencia, pues ha de parecer que sabe de lo que habla. En definitiva es un hombre superficial, permisivo y egoísta. Tanto es así que cree que por el mero hecho de amar ya se le debe un reconocimiento. Confunde el amor con la satisfacción de placeres. De ahí las numerosas rupturas de parejas... pero ése es otro tema para otro coloquio.

    Ganar mucho dinero es su símbolo de éxito. Pasarlo bien a costa de lo que sea es su código ético. Reducirlo todo a titulares es su sistema de información. La ética permisiva sustituye a la moral por lo que todo es relativo y las reglas pasan a ser subjetivas. La libertad está en el consumo y el éxito social, aparte del dinero, está en el número de famosos que se conocen. La voluntad existe para avanzar en la profesión... al precio que sea y  esta voluntad no está educada. Esto es el breviario del hombre liviano.

    No es un problema en sí, salvo que queramos mantener unos valores morales que nos parecen correctos y no me refiero a los valores religiosos sino a los de la sociedad racional en la que el hombre es algo más que una máquina sin cerebro para pasar el tiempo. Tenemos la posibilidad y la obligación humana de desarrollar una ética laica en la que cada uno de lo mejor de si mismo para el conjunto de la humanidad. Claro que esto requiere voluntad y esfuerzo, sin ellos no pasaremos de ser una ceniza llevada por el viento que mueve un Eolo en provecho propio. 

    La voluntad necesita ser educada y requiere del esfuerzo y persistencia. El orden y la disciplina ayudan a lograr el cambio. La elección de si queremos ser hombres livianos u hombres con criterio propio es personal e intransferible. Pero si optamos por ser algo más que una mota de polvo al viento, el camino es largo: cuesta una vida. El premio es saber, conocer y conocerse.  La lucha es contra la ignorancia y contra las limitaciones propia y de los demás. Si vale la pena o no es un juicio personal. ¿Queremos ser pompas de jabón o preferimos ser entes pensantes y autónomos?


    Como siempre la discusión fue larga, pero quedó claro que la opinión vertida no se la llevó el viento coma una mota de polvo o ceniza y que había voluntad de debate y complemento de información.



    martes, 12 de mayo de 2020

    2032 La nova normalitat: Homo Tardus




    Si es normal no es nuevo, si es nuevo no es normal.
    -- (Ibrahim S. Lerak, Cuaderno de notas)

    Una novedad se aclimata pronto en nuestras costumbres  cuando nos libera de un deber.
    -- (G.M. Valtour)

    Ningún pueblo puede retardar el instante en que está decretada su ruina.
    -- (Corán XV:5)



    Tot va començar amb el que es va denominar la pandèmia de la Covid. Va ser l’inici de l’anomenada “nova normalitat”. Una expressió que va sorprendre a molts però que no era nova i sí era ja d’us normal feia molt temps.  A Espanya es va fer servir,  i de fet inventar, al 1977 parlant de la nova situació democràtica: (“Ha habido momentos difíciles pero lo importante es la nueva normalidad democrática a la que hay que irse acostumbrando” -  Federico Mayor Zaragoza, El País 1977). Més tard altres països van utilitzar la mateixa expressió que els americans van copiar en el 2008 amb la crisi financera per descriure les noves condicions socials i laborals. Des de llavors molts altres països, i sempre s’utilitzà per donar a entendre que el que abans era anòmal va passar a ser comú.

    No va ser una casualitat que es tornés a fer servir aquesta expressió donat el seu caràcter esperançador. La paraula té molta força, tanta que és capaç de canviar la percepció de la realitat. Ja no es parlava d'un vell, era una persona activa en la 3ª edat; no patíem una crisi ni ens aturàvem, es vivia una desacceleració o bé passàvem per una etapa de creixement econòmic negatiu; clar que tampoc teníem imputats judicials, només eren persones investigades; ni  tampoc s’acomiadava a la gent, es feien  reestructuracions (oficialment ajustaments estructurals)  per ser molt més competitius; Recordo que ni la princesa se separà: només estava en un moment de "cese temporal de la convivència". Què dir de la inflació? Que no existeix, és, encara avui, únicament un reordenament dels preus dins de l'entorn polític i socio-econòmic del món. De la mateixa manera la nova normalitat era un eufemisme per calmar a la gent. Dir que ja res serà normal aboca a la rebel·lió perquè tots volem el que teníem, la part coneguda i segura de la vida, per bona o dolenta que fora. Nova normalitat era un dir que encara serà com abans, però amb certes diferències (i la gent les estimava petites).

    Deixar la norma antiga per entrar en una nova, provocà una gran inquietud donat que ningú sabia si lo nou seria millor o pitjor. Uns parlaven de revolució, uns d’ocasió per canviar el mon, altres temien per les feines i la pobresa. Canviaria la manera de viure? Era la pregunta del moment.  Ningú sabia com es construeix, com es defineix una nova normalitat. Qui sí estava disposat a dir la seva eren els populismes demagògics y els autoritarismes. La crida al sacrifici en benefici de la seguretat  dins d’una societat amb por era un esquer  per als milions d’aturats  i previsibles acomiadats (tots temporals però sense horitzó d’una data de reincorporació) que sentien desesperança. Crear nous acords per possibilitar un nou futur per molts era construir de nou una base. Tots creien que després de la crisi econòmica i social si no hi havia un acord per anar tots a una... el món conegut estava abocat al desastre. Pocs van aturar-se a pensar que una nova normalitat real no es construeix en un dia, ni a distància i més si es vol garantir el progrés, el benestar, la convivència, la tolerància i el respecte per els drets de tots. La gent no volia una nova normalitat, volia la d’abans, la que no funcionava, però era coneguda. Era tan fàcil parlar de seguretat, estabilitat i treball que les propostes del govern de garantir una renda bàsica per a tots era com el manà del cel. Pocs es preguntaren a costa de què es podia pagar un endeutament tan important. Es van fer petits sacrificis com reduir la pensió als jubilats. Tothom va cridar i protestar.. amb la boca petita. Jubilats eren 9,8 M habitants, majors de 65 anys només el 19,4% del total de la població (47,5 M habitants)  en front del 66% comprès entre 16 i 64 anys, els receptors de rendes bàsiques si no treballaven. Tots comptaven amb l’economia submergida i la picaresca. Sí, va ser molt dur però es van donar diners a noves i antigues empreses per refer-se i això tenia un pes social molt important. L’horitzó de tornar encara que fos en 5-6 anys a la situació d’abans era molt potent i es ventava molt per els partits populistes. Qui no ho volia era un antipatriota. Els diaris van ajudar molt a fer acceptar la situació de més control i menys llibertat. La salut, la pau social eren objectius clau i la por esdevinguda per els rebrots que es van produir (i varen ser ben orquestrats per obligar a mesures de seguiment telemàtic personal) era el fil del que penjava l’espasa de Damocles.

    La història esdevingué important: van sortir totes les pandèmies anteriors i es varen analitzar al detall. Des de les romanes fins a les mes modernes del 1918, 1957, 2001, 2009. Qui no recordava que Newton va poder fer la seva teories de gravitació i òptica al 1666 a casa de sa mara tancat en quarantena? Cada 10 o 15 anys també hi ha crisis econòmiques causades per l’acció social amb intervencions massives dels governs. La pandèmia de la Covid no era una excepció o si, doncs en aquest cas tots el governs del mon van abocar diners pràcticament sense fre. Els països es van endeutar, alguns més del que podien pagar i van voler que fossin els altres qui paguessin el deute emparant-se en que era una pandèmia mundial. Entre ells Espanya. No es va aconseguir i el préstec de diners va suposar endurir més les condicions de vida. Rebaixa de pensions, més control de despeses, menys inversió publica excepte en el tema sanitari (la nova orientació al mon: si no pots viure de que serveixen els diners?) La mal anomenada distància social es va mantenir i, desprès dels rebrots de la Covid, va passar a ser una característica incorporada al protocol social. Cert que va costar 2000 joves morts després de una macro festa en un parell de ciutats, però va ser el revulsiu per recordar que no hi ha enemic petit i que no veure’l no es sinònim de que no existeixi.

    Molts creien que tot serviria per unir la gent. Va servir. Va unir més als grups que pensaven igual, però no transversalment a la població. Al contrari, cada vegada més es veien les diferències d’interessos entre qui tenia (diners, empenta, responsabilitat ...) i qui no tenia res. La unió inicial en favor del sanitaris i gent que es va sacrificar es va trencar ràpidament acabada la urgència. Els polítics van fer servir l’ocasió en benefici propi, els defensors d’invertir en ciència també i els escèptics van parlar de teories conspiratòries... que els partits polítics van fer servir; uns per criminalitzar als immigrants, altres per incrementar el control i el autoritarisme i uns tercers per criticar-ho tot i cridar a la revolta social.

    La societat canvià molt, però no de cop. 2020 va ser l'any de patir, de la inversió de l’estat per mirar de restablir las cadenes de subministrament, d’incitar al consum amb la intenció declarada de tornar el més ràpidament a la situació anterior de la pandèmia. La economia es deia es refarà lentament però el consum de producte local anava a donar l’impuls necessari per un ràpid creixement i escurçar el pagament del deute. Si els preus pujaven... sempre millor un 5% de inflació que de atur.

    2021 va ser l’any de adaptar-se a una manca de llibertat causada per la dicotomia seguretat o llibertat. La gran majoria escullí una llibertat "provisionalment" minvada en front de una manca de seguretat. Com que es preveien (i van haver) molt rebrots  --no som una societat educada, responsable i considerada-- i els partits populistes (de dretes i esquerres i nacionalistes i oportunistes) van fer molt soroll, no va ser difícil. S'acceptà que la "nova normalitat" hagués de pagar encara per la pandèmia que va assolir a tot el món (oblidant que altres països havien actuat diferentment i no únicament varen sortir abans i millor, sinó que amb un menor  endeutament). Però en el darrera fons els canvis no eren només polítics i socials. Eren d’orientació econòmica també i no poc importants per molt subtils que fossin.

    El món d’abans de la pandèmia (que es volia salvar amb l’aportació de diners per tot, inclosa una renda bàsica perquè ningú no tingués problemes –i no votés a un altre partit-) perdia poder i domini. El mon digital lliurava una batalla muda i la va guanyar. Els grans conglomerats digitals asiàtics, americans i de l’Índia pujaven: el mon no europeu de les aplicacions multiplicà per dos el seu volum en dos anys.  El confinament va multiplicar per 10 l’ús de tecnologia digital mentre que cotxes, avions, cinema, teatre, concerts perdien partidaris ràpidament. La generació Z (entre 16 i 23 anys) i els milenials (24 a 37 anys) vivien ja en un entorn digital. No tenien cap necessitat de antigues estructures. Les estadístiques mostraven sense cap dubte que Netflix, Nintendo i similars eren plataformes més usades que la TV. Tot el que es va oferir durant la campanya mundial del “queda’t a casa” era digital i va acaba de donar l’empenta necessària per desenganxar-se del mon de la oficina presencial  i d’altres seleccions pels temps d’oci. Inclús la generació X (38 -54 anys) va incrementar un 35% l’ús dels portals informàtics. El valor en borsa dels medis digitals es va reduir un 80% en 5 anys. El model va canviar i el valor era, de sobte, en mans dels americans i dels asiàtics. Noms com Coca Cola, Pepsi, McDonalds, Reebok, Mercedes, Marriot, Hilton, Sony, Levis, Dior... van patir i perdre la seva importància social. El consum es va traslladar al mon digital:Amazon,Apple, Samsung, Netflix, Nintendo, Google...La modernitat era digital o en el pitjor dels casos hibrida. El món ja patia un canvi abans de la pandèmia. La Covid el va accelerar.

    En el 2022,  a mesura que es van poder  generar llocs de treball la política va  "donar peixet" als ciutadans parlant del gran canvi de la societat que beneficiava tant al ciutadà que finalment té temps per la família (atur molt elevat i si tenia treball era és des de casa en un gran % dins dels canvis en les empreses que ja varen veure com rebaixar cost), pot passejar per la ciutat (es van eliminar molts carrils per cotxes i el transport urbà continuà igual que sempre),  i els temes del "panem et circenses" van adquirir més importància. Amb tots més aïllats de manera genèrica les xarxes socials  guanyaren encara mes importància, i es van multiplicar les específiques; no va costar gaire dividir a la societat. Tampoc va ser difícil moure els interessos de la societat envers el (entre tant oblidat) canvi climàtic, l’impacte de la fam al mon, òbviament la salut i el “nou oci”. Com que la gent passava més hores que abans al domicili van repuntar els delictes de violència de gènere, el delictes via internet i les separacions. La utilització dels meta-data va aconseguir que la gent tingués més ofertes personalitzades fins al punt que pensar, valorar, planejar, escollir es va delegar al àngel, una figura informàtica que vetllava per tots suggerint i actuant en “el nostre benefici personal”. Com que tots som diferents però no tant, la creació de noves tribus identitàries va ser “espontània” . Fer soroll mediàtic es va convertir en un esport que es feia sense tenir que anar en lloc. Es podia fer sol i en grup i calmava l’ego... encara de que no servis de res.

    La tècnica es va convertir en la reina del consum, tot el que era relacionat amb energia solar, millora del medi ambient era popular i prenia el 80% del temps de crítica i comunicació. El govern impulsà tot el que es relacionava amb aquests temes. Motiu de preocupació planetària. La gent ... bé, la gent tenia que ser conscient de que millorar el mon té un cost i que si s’ha de patir en benefici del planeta... doncs cal patir i estar content d’ajudar a les generacions futures. Clar que els valors socials i humans ja no eren els mateixos, es parlava mol del mon i poc de la societat; molt del que es el destí de la humanitat, però vigilant el que fa el veí i denunciar la desviació de la norma.

    Els tatuatges van passar a ser hologràfics i a la vegada alguns eren transmissors i receptors. Una eina més del àngel que en cuida en tot moment.

    El 2023 va ser l'any del gran triomf de la nova normalitat. La gent ja estava acostumada a una vida diferent i tenint feina, temps i distracció acceptà una llibertat controlada (85% a favor) amb obertura gradual en la qual la tècnica jugava un paper molt important. El 34% del treball el feien robots, la jornada laboral es va reduir i es va permetre complementar l’atur amb feines “esporàdiques”. El resultat combinat va ser que a casa van entrar els espais de realitat virtual de gran dimensió (des de pantalles de 200 polsades fins a habitacions senceres on es podia veure les piràmides des de dintre amb tots els detalls) i que l’àngel feia d’àngel de companyia en tot els aspectes. Ho gestionava tot només donant l’ordre i moltes vegades sense tenir que fer-ho. Els sensorsdonaven tanta informació que per la IA no era cap problema avançar-se al pensament humà. Al costat de tot això què importava una mica més de control de moviment i d’expressió en tot moment? La qualitat de vida es convertí en qualitat d’oci i la divisió social no era deguda a qui viatjava més o tenia un avió, sino qui tenia la tècnica més avançada.

    Els anys següents van continuar amb aquesta tendència. Va canviar el món per mantenir en el possible la situació d’abans de la pandèmia. Els governs van ser cada vegada mes nacionalistes i en certa manera mes autàrquics, al menys en temes sensibles com poden ser sanitat, control ecològic i energia verda. Per contra, la cooperació internacional per tenir ciutats intel·ligents, entorns autoregulables, tècniques de seguiment, controls de moviment de persones (amb l’excusa del terrorisme), informació global unificada van augmentar molt. La creació de nous espais de seguretat va implicar una separació de fronteres i encara que es parlava de retornar al concepte de Unió Europea com abans, aquesta era mes de mercats que de persones. Amb el temps ara 12 anys mes tard veiem que la societat pre-Covid era caduca i que no tenia futur. Ara tenim menys llibertat, si, però gaudim de la vida.

    Som millors? Depèn del que entenem per millors. Som més resilients i tenim més força mental. La gent és mes a casa i gaudeix de la família i del treball a distancia una bona part dels dies. Com a societat ... tot va millor degut a la crisi o potser no. I encara ha de millorar. Quant temps trigarà encara? No ho sabem, potser anys o dècades o ...

    Ens va fer millors la esclavitud? Òbviament no. La creació de la URSS no va funcionar, però vàrem sortir de la gran depressió i de dues guerres mundials. El progres de la humanitat  pren el seu temps, a vegades tant que no som capaços de veure’l  en un parell de generacions o més. No podem dir en aquest moments si hem escollit el bon camí o el de la destrucció de l’Homo Sapiens en benefici del Homo Tardus.

    .....
    .....

    Al 2032 ens explicaran tot això si no som capaços de veure que la nova normalitat és només un eufemisme de total pèrdua de benestar, llibertat i cooperació; que cal una acció conjunta integradora però que encara ens manca un ideari clar i un líder. Sense ideari previ no hi ha alternativa. El líder pot venir més tard; sense acció conjunta a més a més de la individual i un ideari definit, 2032 serà l’època del Homo Tardus de camí a esdevenir Homo Servus.